FILTROS
Mapa Barrios Mapa Barrios Sants Montjuïc Les Corts Eixample Sarrià - Sant Gervasi Ciutat Vella Sant Martí Gràcia HortaGuinardo SantAndreu NouBarris L'Hospitalet de Llobregat Esplugues de Llobregat Sant Just Desvern Sant Cugat del Vallès Cerdanyola del Vallès Montcada i Reixacs Sant Adrià del Besòs Santa Coloma de Gramenet
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
Precio/Mes
0 Hasta 0
Mapa Barrios Mapa Barrios Sants Montjuïc Les Corts Eixample Sarrià - Sant Gervasi Ciutat Vella Sant Martí Gràcia HortaGuinardo SantAndreu NouBarris L'Hospitalet de Llobregat Esplugues de Llobregat Sant Just Desvern Sant Cugat del Vallès Cerdanyola del Vallès Montcada i Reixacs Sant Adrià del Besòs Santa Coloma de Gramenet
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
- +
M2
0 Hasta 0
abrir Búsqueda avanzada
Recibir alertas
FILTROS
Mostrar mapa
Ocultar mapa
Recibir alertas
Mostrar mapa
Ocultar mapa
Dibuja tu area de pisos
subir

¿Por qué alquilar un piso en La Sagrera, Barcelona?

El barrio de La Sagrera es una zona ubicada dentro del distrito de Sant Andreu que cuenta con una historia antigua y humanitaria a la que debe su nombre. El barrio de Sagrera es una zona urbana, con una densidad de población alta y con todos los servicios y comercios que un residente puede necesitar. La Sagrera es una zona, por tanto, ideal para muchos perfiles que deciden alquilar un piso en el distrito de Sant Andreu, ya que es un barrio tranquilo, familiar y bien comunicado con el centro de la capital catalana. Si está pensando en formar una familia o si ya la tiene, puede que el barrio de La Sagrera sea una interesante alternativa para usted, ya que se trata de uno de los barrios de Barcelona más consolidados y con precios relativamente asequibles.

Descubra el barrio de La Sagrera con ShBarcelona

La historia del barrio de La Sagrera y el origen de su nombre es digna de ser contada. Sus inicios se remontan al lejano siglo XI tratándose de una zona agrícola y rural, como la mayoría de los terrenos adyacentes al centro de la capital catalana. Al parecer, los pobres campesinos que trabajaban las tierras de los terratenientes de la época vivían aterrorizados por el yugo que ejercían sobre ellos los nobles, dueños de los terrenos. Por ese motivo, el Abad Oliva, un monje benedictino considerado el padre espiritual catalán, decidió pactar con los nobles de las tierras cercanas un lugar de protección para los campesinos. Estas zonas se circunscribían al espacio de 30 pasos desde las paredes de las iglesias de la zona. Allí podían depositar la cosecha de los párrocos y la propia y estar al resguardo de las agresiones y maltratos que los terratenientes causaban a los campesinos. Estos espacios, por su lado, se llamaban sagreres, de ahí el nombre que acabó recibiendo el barrio, La Sagrera. El barrio se ha convertido a día de hoy en una zona llena de servicios y bien comunicada, con una buena red de transporte público y amplias áreas comerciales. A nivel inmobiliario, podemos encontrar gran variedad de inmuebles, desde pisos de medida media, de entre 60 y 90 metros, hasta pequeños estudios ideales para personas solas o casas más amplias para familias numerosas. Los precios no son excesivamente elevados, comparados con otras zonas de la Ciudad Condal, con lo que es un barrio ideal para familias que no quieran destinar demasiados recursos económicos al alquiler de su hogar.

Qué ver en el barrio de La Sagrera

Un lugar para ver en el barrio de La Sagrera es la Plaza de Masadas, ubicada en la zona más antigua del barrio y que destaca por los pórticos que recorren todo el espacio. Sin duda, se trata del punto neurálgico y el alma de la zona y allí se encuentran algunos comercios y bares en los que se puede tomar algo en sus tranquilas terrazas, ya que ni en la plaza ni prácticamente en las calles adyacentes pueden circular vehículos.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando su navegación. Si continúa navegando o clica en el botón “Aceptar” acepta su uso. Puede impedir su instalación, aunque puede ocasionar dificultades de navegación.
Más información